Nuestra Historia


Todo comenzó en una tienda de venta de productos para animales, cuando estábamos buscando un juguete para nuestro perro Golfo (un pequeño Westie). Nos dimos cuenta de que todos los que había en la tienda eran artificiales. ¿Cómo íbamos a darle tal cosa a un ser al que queremos tanto? Empezamos a pensar qué podíamos hacer para solucionar esto, y vimos que hay muchos elementos naturales con los que Golfo podría jugar sin peligro.

Lo primero que encontramos fue el asta de ciervo, el cual se lo dimos a nuestro catador profesional para ver su valoración, y… ¡le encantó! Después pensamos que si el asta de ciervo le había gustado tanto, también lo harían los cuernos de otros animales, y así fue. De esta forma nació BioMordiscos, una empresa en la que pensamos que no deberíamos darles a los animales lo que no morderíamos o comeríamos nosotros. 

Desde entonces, estamos en constante investigación para poseer una mayor variedad de productos naturales. Debido a que no solo nos preocupa el bienestar de los perros y gatos, también pensamos en ampliar nuestra línea de productos naturales para otros animales.